En las últimas semanas se conocieron 68 casos en Rosario y varias ciudades de la provincia de Buenos Aires de reacciones inflamatorias secundarias a los pigmentos utilizados e infecciones. Tres recomendaciones que conviene conocer antes de hacerse un tatuaje

La Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación emitió un informe de alerta epidemiológica por un brote de lesiones cutáneas asociadas a tatuajes, basado en la identificación de 68 casos en la ciudad de Rosario y localidades aledañas como San Nicolás y Villa Ramallo, y en Luján, en la provincia de Buenos Aires.

La mayoría de los pacientes refirieron lesiones en piel rojizas y sobreelevadas, con prurito variable, que aparecieron entre siete y 15 días posteriores a la realización del tatuaje. De los 68 casos, 55 fueron estudiados con biopsias y cultivo de material obtenido de piel tatuada: ocho de ellos desarrollaron un germen llamado micobacteria, siete de las cuales pertenecían a la especie Mycobacterium abscessus.

El término tatuaje se refiere a la pigmentación de la piel accidental o adquirida voluntariamente por inyecciones de tintas insolubles u otras sustancias.

La probabilidad de que ocurran infecciones por tatuajes depende en gran medida de las condiciones higiénicas en las cuales se realice
Actualmente, la realización de tatuajes voluntarios con fines decorativos se convirtió en una práctica muy popular y en aumento. Paralelamente, las complicaciones asociadas también aumentaron, entre las cuales se destacan “algunas reacciones inflamatorias secundarias a los pigmentos utilizados e infecciones”.

“Las infecciones son complicaciones poco frecuentes pero muy temidas. La probabilidad de que ocurran depende en gran medida de las condiciones higiénicas en las cuales se realice el tatuaje, por lo que su realización por un personal no profesional aumenta de manera considerable el riesgo”. Para la médica dermatóloga Pamela Figueroa, “de igual modo es importante corroborar la correcta esterilidad de los pigmentos suministrados”.

“Entre los posibles patógenos causantes se encuentran las micobacterias que se subdividen en diferentes especies. El Mycobacterium abscessus es conocido por ser contaminante común del suelo y el agua, y por tener el potencial de provocar distintos cuadros clínicos que varían, desde infecciones locales en la piel hasta infecciones diseminadas -sostuvo la especialista del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario Austral-. Además, suelen presentar variabilidad en la resistencia a los antibióticos, lo que genera especial atención y alerta en el sistema de salud”.

En pos de minimizar las complicaciones mencionadas existen decretos que regulan la práctica de dichas técnicas, y los requisitos para la autorización y funcionamiento de los establecimientos donde se llevan a cabo.

La realización de tatuajes voluntarios con fines decorativos se convirtió en una práctica muy popular y en aumento
La especialista brindó tres recomendaciones para tener en cuenta a la hora de decidir hacerse un tatuaje.

1- Llevar a cabo la realización de tatuajes en establecimientos autorizados y por profesionales, donde se cumplan las condiciones de higiene establecidas.

2- No subestimar las reacciones producidas al realizarse un tatuaje y consultar a un profesional médico inmediatamente.

3- Tener en cuenta que en ciertas condiciones médicas, como algunas enfermedades cardíacas, se desaconseja la realización de tatuajes dada la mayor susceptibilidad de sufrir infecciones severas. 

Fuente: https://eljacaguero.com