Esta semana ha cobrado fuerza la hipótesis de que César Emilio Peralta (El Abusador) pudo haber sido alertado días antes de que produjeran los aparatosos operativos del 20 de agosto, cuando fue desmantelada la poderosa red de lavado de activos que el supuesto capo había mantenido funcionando durante más de 20 años en complicidad de agentes de los organismos estatales.

Así lo evidencian las informaciones enviadas al país por las autoridades judiciales de los Estados Unidos y Puerto Rico, en donde se resume que César Emilio Peralta, líder de la estructura de narcotráfico más importante de la región, utilizaba grandes sumas de dinero del narcotráfico “para sobornar a algunos oficiales, evitar su arresto, enjuiciamiento y la incautación de droga”.

Se recuerda que los organismos estatales les daban seguimiento a los supuestos miembros de la red desde hace varios años y que cuando decidieron actuar, a tempranas horas del 20 de agosto del año en curso, donde se realizaron 40 allanamientos de forma simultánea en los negocios y residencia de “El abusador”, no pudieron localizarlo.

Sin embargo, las autoridades tienen constancia de que (César Emilio Peralta) se encontraba en el país cuando allanaron su residencia y sus negocios”, el 20 de agosto, según informó la propia Procuraduría General de la República. 

Las informaciones enviadas al país por Estados Unidos, establecen que César Emilio Peralta comenzó en el negocio de las drogas desde muy joven, aproximadamente en 1997, cuando apenas tenía 22 años de edad. Desde entonces la red que lideraba, ha generado millones de dólares del tráfico de drogas, según la documentación.

Entre los cargamentos de drogas realizados el capo, pedido en extradición por las autoridades norteamericanas, figuran tres cargamentos hacia Puerto Rico de entre 60 y 100 kilogramos de cocaína en 2013.

El 8 de noviembre del 2015 la Policía Nacional arrestó a seis personas con 53 kilogramos de cocaína y dos kilos de heroína a bordo del yate de lujo The Kingdom, valorado en más de 20 millones de dólares. Todos esto se lo atribuyen las autoridades a César Emilio Peralta.

El 23 de mayo del 2008 otra embarcación del presunto capo fue detectada por una aeronave de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos y le decomisaron 687.2 kilogramos de cocaína, además de 7.5 kilogramos de heroína.

Igualmente, entre 2009 y 2010 se le atribuyen también el cargamento de 150 kilogramos y en 2017 le incautaron 20 kilogramos. Todos esto de acuerdo con los informes de Puerto Rico.

Reacción de la Procuraduría

Semanas antes de que salieran estas informaciones de Estados Unidos, la Procuraduría General de la República había informado que existe una campaña de descrédito iniciada por el narco en contra de uno de los procesos más importantes llevado a cabo en el país en la lucha contra el narcotráfico. Aseguran que hicieron correr la versión en varios medios de comunicación de que César Emilio Peralta (César El Abusador) se encontraba fuera del país desde hacía una semana, siendo falso, y que el Ministerio Público y la DNCD le habían avisado de que sería apresado, sin embargo, las autoridades tienen constancia de que se encontraba en el país cuando allanaron su residencia y sus negocios. El órgano del sistema de administración de justicia refiere que otra información que a todas luces se ha dado a conocer para desinformar y desacreditar el proceso, fue que las autoridades no habían puesto la alerta migratoria para evitar la posible salida del país del narcotraficante “César el Abusador”, cuando en realidad sí fue colocada una alerta migratoria en tiempo simultáneo al que se ejecutaron los allanamientos, precisamente, para minimizar cualquier filtración de información y con el único interés de que este grupo criminal no se distrajera del proceso.